Seleccionar página

El coaching

 

Beneficios y déficits

 

 

 

 

Iván Malango Escribano

 

Hace algunos años comenzó un movimiento conocido cómo filosofía de los recursos humanos en gran parte de la empresa privada occidental. Esta filosofía se basa principalmente en la gestión del personal como método para optimizar la productividad, es decir, cuidar al trabajador para mejorar su rendimiento. Este paradigma ha resultado en una gran mejora de las condiciones de trabajo del trabajador y, como causa y consecuencia, han aparecido nuevos puestos de trabajo que tratan de implementar en las empresas más reticentes esas medidas que para el trabajador han resultado y resultan de tanta utilidad. Uno de esos puestos de trabajo es el llamado “coach”, que pretende ser un acompañante en la vida laboral del trabajador, ayudándole a desenvolverse, desarrollarse y compaginar su carrera con el resto de aspectos de su vida.

 

Sobre el papel, el coaching es un trabajo como otro cualquiera, el término “coach” viene del inglés y viene a significar entrenador, es decir, alguien que te da consejos y corrige tus errores, ni más ni menos. Sin embargo, las funciones del coach se han ido diversificando a lo largo de los años y han ido acercándose cada vez más a las de un psicólogo clínico. Esto plantea dos cuestiones fundamentales: que personas sin titulación realicen labores que requieren de un entrenamiento específico y que las personas no sepan diferenciar el coaching de la psicología y a cual se debe acudir en cada caso.

 

La primera cuestión es un problema muy evidente, ya que una persona que realice labores de psicólogo clínico sin serlo puede causar muchos problemas para las personas que requieran sus servicios. Por ejemplo, los psicólogos clínicos en España están necesariamente afiliados a un organismo regulador conocido como el Colegio Oficial de Psicólogos. Este organismo se encarga de dar o retirar el permiso para ejercer la psicoterapia y pueden castigar la mala praxis de cualquier profesional que llegue a sus oídos por mediación de pacientes u otros profesionales. Sin embargo, un coach no depende de ningún organismo y, por tanto, es mucho más complicado regular su actividad incluso si ésta incumple algún aspecto del código deontológico. También es importante el hecho de que los psicólogos basan su tratamiento, o al menos se supone que lo hacen, en tratamientos previamente estudiados y validados mediante experimentos y ensayos clínicos muy diversos y numerosos. Sin embargo el “coaching”, al no tener un código deontológico que lo especifique, no tiene por qué utilizar estos métodos. En pocas palabras, dependemos de la buena práctica y buena fe de los profesionales del coaching que no tienen una titulación en psicología.

 

En lo que se refiere a la confusión creada en las personas que buscan ayuda, es natural que se genere, ya que algunos, que no todos, hacen gala de solucionar problemas de la vida y no del ámbito profesional exclusivamente. Estos son los llamados “life coaches” o coaches de la vida, que realizan esas labores más propias de la psicología clínica de las que hablábamos. De manera que, si una persona tiene un problema, pongamos que piensa que tiene ansiedad, pero no quiere ir al hospital y tiene que decidir entre un psicólogo y un life coach, ¿con quién se queda? No hay muchos criterios que pueda seguir ya que, en resumen, ambos funcionan como solucionadores de problemas. Por ende, debemos diferenciar bien ambos conceptos y es lo que haremos a continuación.

 

La diferencia fundamental entre la psicología y el coaching radica en la gravedad del asunto tratado. La psicología ha realizado muchos esfuerzos por convertirse de una ciencia social en una ciencia de la salud y, efectivamente, lo ha conseguido. Para ello, se ha centrado en realizar estudios y, como todas las ciencias de la salud, para aprender siempre se estudia a la persona que sufre de una patología o, en este caso, de un trastorno mental. Por tanto, la psicología se ha ido acercando a la psiquiatría y ha ido dejando de lado los problemas más cotidianos. Se han desarrollado test diagnósticos, terapias específicas y metodologías rigurosas para detectar y tratar rápidamente todo tipo de trastornos mentales, pero las personas con problemas cotidianos han sido un tanto dejadas de lado por el ámbito de la psicología y es ahí donde entra el coaching. Los life coach, deben ejercer su labor conociendo sus limitaciones. Es probable que un life coach sea muy útil para solucionar problemas como un jefe que no soportas, un amigo con el que has tenido una fuerte discusión y no sabes qué hacer, una decisión difícil sobre tu carrera profesional… Pero en lo que se refiere a trastornos mentales, estos deben ser tratados por un profesional de la psicología y, si un coach lo sospechase, debería informar a la persona inmediatamente para que se acerque a una clínica y un profesional lo juzgue por sí mismo. Un profesional de la psicología también puede ayudar con esos problemas “menores” pero es cierto que puede ser más caro y puede resultar beneficioso probar el coaching en su lugar.  En resumen, ni los coaches son algo malo ni son la nueva psicología. Sencillamente tienen un alcance distinto del de un psicólogo y debemos tenerlo en cuenta a la hora de elegir y, sobre todo, estar lo más seguros que sea posible de que la persona que contratamos sea un buen profesional.

 

 

Referencias

 

Cameron D, Dromerick LJ, Ahn J, Dromerick AW. Executive/life coaching for first year medical students: a prospective study. BMC Med Educ. 2019 May 22;19(1):163. doi: 10.1186/s12909-019-1564-4. PMID: 31118014; PMCID: PMC6530029.

Aboujaoude E. Where Life Coaching Ends and Therapy Begins: Toward a Less Confusing Treatment Landscape. Perspect Psychol Sci. 2020 Jul;15(4):973-977. doi: 10.1177/1745691620904962. Epub 2020 Apr 21. PMID: 32316831.

Aboalshamat K, Al-Zaidi D, Jawa D, Al-Harbi H, Alharbi R, Al-Otaibi S. The effect of life coaching on psychological distress among dental students: interventional study. BMC Psychol. 2020 Oct 14;8(1):106. doi: 10.1186/s40359-020-00475-5. PMID: 33054836; PMCID: PMC7557064.