Seleccionar página

Jóvenes y adolescentes

 

Fascinación y Adicción Digital

 

 

Fotografía: Ana Maisonave

 

 

Cristina García-Esquinas Maisonave

 

En la era digital, nos encontramos inmersos en un mundo donde reinan las nuevas tecnologías. Desde los teléfonos inteligentes hasta las redes sociales y los videojuegos en línea, todos ellos ofrecen una ventana al mundo, pero también plantean problemáticas importantes, especialmente en lo que respecta al abuso y la dependencia.

 

¿Qué es una Adicción?

Para la Asociación Americana de Medicina de la Adicción (ASAM), la adicción es una enfermedad primaria y crónica de recompensa cerebral, motivación, memoria y circuitos relacionados. La adicción afecta la neurotransmisión y las interacciones dentro de las estructuras de recompensa del cerebro, incluidos el núcleo accumbens, la corteza cingulada anterior, el cerebro anterior basal y la amígdala, de manera tal que se alteran las jerarquías motivacionales y las conductas adictivas.

 

Impacto en la salud mental

Para muchos jóvenes y adolescentes el uso de las nuevas tecnologías se ha convertido en una parte fundamental de su vida diaria. Las redes sociales como Instagram, Facebook, TikTok, Youtube, Snapchat… son plataformas digitales con un claro objetivo de conexión social y expresión personal sin embargo este constante abuso puede llevar a ser una herramienta fácil para que se convierta en una adicción.

La gratificación instantánea que otorgan estas tecnologías puede ser atractiva para los adolescentes que suelen ser más susceptibles a la búsqueda de emociones y recompensas.

El constante estímulo digital puede alterar los patrones de sueño, alimentación, rendimiento académico y relaciones interpersonales, por otro lado, también existen otro tipo de consecuencias negativas como puede ser el acoso cibernético, comparación social y una gran presión para mantener una imagen idealizada que desencadenan otro tipo de problemas de salud mental como ansiedad y depresión entre otros.

 

Factores de riesgo:

Los adolescentes constituyen un grupo de riesgo porque tienden a buscar sensaciones nuevas y emociones fuertes, además de ser los que más se conectan a internet y ser los más familiarizados con las nuevas tecnologías.

Sin embargo, hay personas más vulnerables que otras con respecto a las adicciones. La disponibilidad ambiental de las nuevas tecnologías en las sociedades desarrolladas es de gran amplitud pero no todos desarrollan problemas de adicción, entre ellos se encuentran factores personales, familiares o sociales incluso una combinación entre varios de ellos como:

  • Personalidad impulsiva
  • Búsqueda de sensaciones
  • Baja autoestima
  • Intolerancia a los estímulos displacenteros
  • Estilo de afrontamiento inadecuado ante las dificultades
  • Estado de ánimo disfórico
  • Carencia de afecto
  • Cohesión familiar débil
  • Pobreza de relaciones sociales.

 

 

Factores de Protección y Estrategias para Abordar el Problema

Frente a los factores de riesgo, se pueden implementar diversas medidas de protección para prevenir y mitigar el impacto en los adolescentes:

  • Autoestima: Fomentar una autoestima positiva a través del apoyo familiar y la promoción de cualidades personales.
  • Asertividad: Enseñar a los jóvenes a expresar sus necesidades y derechos de manera respetuosa y asertiva.
  • Habilidades sociales: Desarrollar habilidades para establecer relaciones saludables y manejar la comunicación interpersonal de manera efectiva.
  • Solución de problemas: Capacitar a los adolescentes para identificar y resolver desafíos de manera lógica y constructiva.
  • Comunicación familiar y normas: Fomentar un ambiente familiar de diálogo abierto y establecer límites claros y coherentes.

 

Estrategias para Abordar el Problema:

  1. Educación y Concientización: Proporcionar información sobre los riesgos del abuso de tecnología y promover el uso responsable de la misma.
  2. Establecimiento de Límites: Definir y hacer cumplir límites claros sobre el tiempo de pantalla y fomentar actividades offline.
  3. Modelado de Comportamientos Saludables: Servir como modelos a seguir mostrando un uso equilibrado de la tecnología y comunicando abiertamente sobre su impacto.
  4. Apoyo a la Salud Mental: Facilitar el acceso a recursos de salud mental y crear un entorno de apoyo donde los adolescentes se sientan cómodos buscando ayuda.
  5. Colaboración Comunitaria: Trabajar junto a escuelas, organizaciones juveniles y otros actores para desarrollar programas y políticas que aborden el abuso de la tecnología a nivel local y nacional.

Al combinar factores protectores con estrategias efectivas de intervención, podemos contribuir significativamente a la prevención y mitigación del abuso de tecnología entre los adolescentes.

 

 

CONCLUSIÓN

En conclusión, el abuso de las nuevas tecnologías entre los jóvenes plantea desafíos significativos para su bienestar mental. Sin embargo, al promover la autoestima, habilidades sociales y comunicación familiar, junto con estrategias como establecer límites y brindar apoyo en salud mental, podemos prevenir y mitigar este problema. Un enfoque integral y colaborativo es clave para promover un uso saludable de la tecnología entre los adolescentes

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

https://www.asam.org/quality-care/definition-of-addiction

https://www.quironsalud.com/blogs/es/psicologia-salud/adiccion-nuevas-tecnologias-jovenes-adolescentes

www.ucm.es/data/cont/docs/39-2015-03-22-Gu%C3%ADa%20para%20padres%20y%20educadores%20sobre%20el%20uso%20seguro%20de%20Internet,%20videojuegos%20y%20m%C3%B3viles.pdf

ADICCIÓN A LAS REDES SOCIALES Y NUEVAS TECNOLOGÍAS EN NIÑOS Y ADOLESCENTES- Guía para educadores. Autores:  ENRIQUE ECHEBURÚA y ANA REQUENSES. EDITORIAL: Pirámide